18 de octubre de 2008

Another perfect day

El día perfecto será cuando sea capaz de acercarme a uno de esos ancianos ataviados con boinas y chalecos de punto que pululan por los autobuses y que cada día se bajan en una parada distinta para decirle:

''Disculpe, ¿puede usted enseñarme quién es y qué ha aprendido de la vida?''

Entonces seré un ser en el más amplio sentido de la palabra, es decir, seré feliz...


Viva la vida, ¡que son momentos!
¡Adeu!

2 comentarios:

Emilio José dijo...

que chulo el texto, joder macho que gran verdad, las putas fuentes de información, los sabios los tenemos sentados en los buses al lado y ni los miramos...

Alex dijo...

no lo he copiado eh?
lo pensé cuando iba en el 27 camino a Los Arcos y unas horas despues lo escribi en casa ajena mientras la propietaria del ordenador se cambiaba de ropa ^^ (en ese tiempo podria haber escrito 50 como estas)

Actualmente hay comentarios que valen en este blog.