6 de agosto de 2009

Queridos

Buenas. Soy Ramón, y a falta de un acontecimiento para hacer la entrada que esperaba hacer hace años,pondré mientras un poema que retrata a gente que conozco. Espero que os vaya bien a todos.
.
.
.
Queridos
.
.
Entra por mi ventana
el fresco aire nuevo.
Su sonrisa me calma,
un rápido te quiero.
.
El viejo sigue su corriente,
felices sus ojos veo.
Una sóla persona es su gente,
no necesita más que un te quiero.
.
Golpea todo lo que a su paso queda
la dura rama que se mece al aire;
mas quiere abrazar al que siente
que será quén le dé un te quiero.
.
Alegre aparenta la gota de agua,
vacía se siente por dentro.
Un día descubrirá sola
como decirse te quiero.
.
El aire nuevo se rie.
El aire viejo tiene suerte.
La rama verá que es posible.
Y la gota de agua se entiende
.
.
.
Ramón.

2 comentarios:

Alex dijo...

‘’Un hombre se vuelve loco si no tiene a nadie, no importa quién sea ese ser mientras esté contigo. Te digo que se vuelve solitario y enfermo’’

En el purgatorio de aquellos que huyeron de sus titiriteros para poder tocar libremente el piano se escribirá un poema que hable de mí mientras yo esté soltando mi última carcajada. Cuando acabe esa carcajada se romperá el papel que contiene el poema y será mi responsabilidad decir mi último 'te quiero'. No se a quién se lo diré, pero aguardo impaciente. Espero que tú no tengas que aguardar demasiado a los acontecimientos.

susana dijo...

Muy bonito el poema y muy emotivo. Saludossssss.

Actualmente hay comentarios que valen en este blog.