17 de junio de 2010

Inmutable


E
sto no es lo primero que te escribo, ni será lo último. Seguro que no es lo más triste, y puede que no sea lo más alegre, pero después de todo me alegro de que estés ahí en esos pocos momentos, que son insuficientemente suficientes. Te veo a lo lejos y finjo ceguera, pero la luz se hace poco a poco cuando veo de refilón que te acercas. Hago un esfuerzo para que la sonrisa no me delate y de todas las palabras que flotan a nuestro alrededor y que nunca serán dichas elijo las más banales. Creo que gesticulo demasiado ahora mismo, y no sé si mirarte a los ojos o a los labios, que es todo lo que me permite ahora mi campo de visión. Pronunciamos la última palabra, y quien ríe el último ríe mejor, no recuerdo la conversación, pero si miro al suelo puedo ver perfectamente como mis pies flotan por encima de todos.

Lo genial de que algo pueda ser, no sea, y nunca será, es que no hay nada que lo pueda estropear, queda solo la perfección de lo que no fue corrompido, y alguna mirada que de vez en cuando te roba alguna sonrisa, y tiempos de espera, y tiempos de reconciliación. El va y ven de la vida. Queda lo impoluto de tu imaginación. El preludio eterno de toda una historia. Queda el quizás, el ¿y si?, y las decepciones cada cierto tiempo. Pero lo más importante, es que quedamos tú, yo, y las reglas no escritas que un día fijamos sin darnos cuenta.




Reconozco que soy una persona difícil, quien quiera ser algo en mi vida tiene que remangarse y tener paciencia, atar bien los cabos y saber un poco de magia para los momentos duros. No me rindo fácilmente, pero sé reconocer cuando debo apartarme. Si algo merece la pena no lo dejaré escapar, aunque he perdido mucho por esto. Seguiré cosiendo las costuras de las palabras que deban volar a nuestro alrededor, y las guardaré cuando sea necesario. Hoy me siento ligero, y sentado en esta escalera siento que nada podría ir mejor, ni peor. Soy a ratos tu peor pesadilla o el protagonista de tus mejores sueños. Brindemos por la esencia de lo que nunca será, por aquello prohibido, y por lo bien que estamos así. Hasta la próxima.

4 comentarios:

Magdalena Barreto dijo...

Un post muy bonito, pero encierra cierda dureza, o al menos, esa es mi sensación. Quere a alguien con quien piensas de antemano que "no puede ser"...debe ser complicado. Pero bueno, todo es cuestión de adaptarse a las circunstancias y sobrellevarlo, aunque esas historias de querer y no poder, me dan mucho respeto. Espcialmente, porque cuando te enamoras, cada día vas necesitando un poco más.
En cualquier caso, bonito post.

Emilio José dijo...

No eres house, eres mucho más, le das tres mil vueltas como persona y en inteligencia (ya lo verás). Pero sí, en cierto modo eres complicado, que no insufrible porque te haces querer pero eres complejo...Debe haber alguna Cuddie por ahí deseando cerrar tus heridas con sus propias manos y hacer llorar tus ojos con sus labios, tiene que haberla, porque, si no existiera, el mundo sería injusto.
Y otra cosa, deja de joder con los "imposibles", vales mucho como para achantarte tanto, arriesgate mas a menudo y acepta las consecuencias.

Ramón dijo...

Dicen que no hay peor nostalgía que añorar lo que nunca sucedió. Pero almenos se queda idealizado. Una decepción a cambio de un alivio.


"pero sé reconocer cuando debo apartarme".

Útil. Saludos ^^

Elena dijo...

Existe una frase que dice: "Pero este miedo tiene su encanto..." El momento idealizado suele ser en cierto modo mejor que el que pudo suceder mal, pero piensa que "el que no arriesga, no gana"

La vida tiene tanto que darnos... que los humanos(y más los que son como tu o como yo) tendemos a perdernos esas cosas que tanto deseamos por miedo a las consecuencias, por miedo a que puedan ser peores para nosotros mismos o para los demás.

Estás hecho para tener a alguien a tu lado, pero quizá no. No busques: Sé paciente. Es igual que cuando no encuentras algo en concreto por tu casa y lo buscas por todas partes, remueves mar, cielo y tierra pero no lo encuentras. Dejas de buscarlo y llega un día, que sin darte cuenta, encuentras eso que tanto buscabas y que tenías justo delante.

No pienso que el mundo sea justo, precisamente, pero sí creo en amar a ciegas... y eso es algo que nadie debe perderse, tanto si es correspondido como si no... Al menos sabrás lo que es amar y no tendrás gris el corazón como todos aquellos que creen haber amado y en realidad no saben nada. Aunque bueno... Dicen que el que dice saber más es el más ignorante: Así que más vale que me calle.

Un beso Ale, te lo he dicho mil millones de veces, pero aquí va la mil millones una: Quiero conocerte ostiaaaa!!!! ;-)

Actualmente hay comentarios que valen en este blog.