25 de diciembre de 2012

En la inmensidad

Y aquí estoy, el día de Navidad de 2012, sacando la lengua para atrapar una gota de lluvia, perdido en el medio de Europa. A decir verdad he dejado de escribir porque me decidí de una vez por todas a pasar a una vida más activa, a no masticar cada pensamiento, y a dedicarme a fluir por lo que la vida me ofrece, dedicándome a disfrutar lo que me viene, en lugar de analizarlo y perder un tiempo en el que podrían venir otras experiencias impagables.

Estos últimos meses he cogido unos cuantos aviones, he aprendido lecciones impagables, he probado todo lo nuevo que pude, he malgastado días bajo la manta con mi resaca, he maldecido poco y agradecido casi todo, se me ha desencajado la mandíbula de reír, he encontrado nuevos labios, los he perdido, los he reencontrado, los he vuelto a perder, me han encontrado otros... etc.  Me han perseguido una bandada de gansos furiosos, he dormido en pasillos, sillas, suelos, regazos. Me han estrechado la mano de forma débil, inconsistente, despreocupada, o exageradamente fuerte. Me han guiñado ojos, no sé si más de los que yo guiñé. He gozado de nieve, sol, lluvia, mar, niebla, arena, tierra, y libertad. Cuando no sabía qué decir he sonreído o cantado. He perdido amigos y he ganado otros. Sigo maldiciendo no poder grabar momentos siempre que quiera, pero me voy acostumbrando. He comido las peores porquerías de toda Bélgica, Luxemburgo, Inglaterra, Italia, Holanda, Alemania, y Francia y sigo en mi peso. He tenido inundaciones en mi cuarto, y gente okupa. He intentado chapurrear nuevos idiomas con un dudoso éxito. Sigo siendo un romántico por dentro pero casi nadie me cree, porque a la espera de la oportunidad para mostrarlo, me comporto como lo contrario (más divertido). He inventado muchas frases o expresiones, las he puesto de moda y después las he dejado de usar.

Aún no sé lo que quiero hacer en la vida, ni quién quiero en mi vida, ni cómo quiero que sea la vida, y lo mejor es que no me preocupa. Sólo sé que al final todo llega solo, y que cada año de mi vida ha sido mejor que el anterior, así que no quiero imaginar cómo de jodidamente bueno será el que viene.

Gracias si has seguido entrando aquí, y nos vemos pronto. Feliz Navidad.

1 comentario:

Gema dijo...

No sé porqué, pero me ha gustado pasar por aquí y encontrar una nueva entrada.

Me gusta este Ale que masca la vida en lugar de mirarla de lejos,pero si te digo la verdad, Me enamora el Ale que pasa por este cajón desván y lo deja lleno de sus pensamientos.

En fin...

Actualmente hay comentarios que valen en este blog.